¿Existe o No Existe El Libre Albedrío? – Regresiones a Vidas Pasadas

¿Existe o No Existe El Libre Albedrío?

Regresiones a Vidas Pasadas

No nacemos ni por accidente ni por casualidad, sino que elegimos las circunstancias y preparamos un plan acerca de cómo será nuestra vida incluso antes de ser concebidos, para lo cual nos ayudan nuestros guías espirituales que luego nos protegerán cuando estemos en nuestro nuevo cuerpo

Existen pruebas importantes de que vemos los principales acontecimientos de la vida que tenemos por delante. Sabemos quienes serán las personas más importantes que conoceremos, cuándo nos encontraremos con nuestras almas gemelas y nuestros compañeros de viaje, e incluso conocemos los lugares en que sucederán esas cosas.

Algunos casos de deja vu la sensación de haber pasado antes por la misma experiencia, pueden explicarse como un vago recuerdo de ese conocimiento anticipado de la vida que viviremos.

Algunas veces las personas adoptadas preguntan si en su caso ha existido alguna clase de alteración, pero no es así. Los padres adoptivos se eligen igual que los naturales. Sabemos antes de nacer que seremos adoptados y nos ponemos de acuerdo con las almas que conocemos acerca de quién de ellos será nuestra madre y quien funcionará como padre. Todo responde a una razón y a un orden perfecto.

Pero aunque todos vivimos dentro de un plan perfecto, ese plan también incluye nuestro libre albedrío, nuestra facultad de elegir en cada momento qué es lo que queremos y lo que no queremos hacer, y por supuesto que estas elecciones afectarán a todas las almas con las cuales nos vincularemos.

Conoceremos a las personas que se supone deberíamos conocer y atravesaremos las circunstancias y los obstáculos que han sido planificados mucho antes de nacer. Sin embargo la forma en que reaccionemos en esos momentos será el producto de nuestro libre albedrío. Y lo que aprendamos o no podamos a aprender será el producto de la forma en que reaccionemos frente a cada una de esas situaciones.

Cada alma reserva para sí un cuerpo concreto en el momento mismo de su concepción pues ya ha analizado previamente la clase de vida que puede esperar con esos padres. Pero el alma no se une al cuerpo hasta el momento del nacimiento y antes de eso el alma puede estar dentro o fuera de ese cuerpo no nato, y también puede darse cuenta de las cosas que le suceden a su madre o que suceden alrededor de su madre.

Lo bueno es saber que aún si la madre decide provocarse un aborto, eso de ninguna forma puede dañar al alma. Es solo otra experiencia más por la cual por algún motivo debe pasar. Y tal vez vuelva luego como otro hijo de esa misma pareja.

Cierta vez un joven soñó con su hija aún por nacer, quien le anunció su nombre, cómo había sido su vida inmediatamente anterior y por qué lo había elegido como padre. Al despertar le dijo a su mujer “he tenido un sueño increíble”, yo también le interrumpió ella: “he soñado con nuestra hija”

Y la hija con la cual había soñado la madre se presentó con el mismo nombre y le contó la misma vida anterior que le había contado a su padre.

Cinco meses más tarde tuvieron una hermosa beba a la cual le pusieron el nombre que ella misma había elegido

Una mujer italiana en el medio de una regresión se sintió sobrecogida de los recuerdos que había tenido acerca de una situación por la cual había pasado su madre antes de su nacimiento, pues los detalles y la claridad de los recuerdos le resultaban asombrosos

Luego pudo constatar que todo lo que había imaginado realmente había sucedido. Y lo más interesante es que ella era una de las personas que no podían creer que existiera tal cosa como las regresiones en el tiempo

Ella comenzó describiendo el departamento donde su madre estaba tomando el té con su tía comiendo unas galletas que su tía había preparado cuando de repente la madre le dijo a la tía Yo me voy a morir y no voy a poder educar a mi hija La hija nunca había escuchado hablar de esa conversación

La Madre le había dicho a su hermana Yo no voy a vivir mucho tiempo y no veré nunca a esta criatura. Bueno, se que la veré pero no la podre criar porque estoy segura que me voy a morir

Eso es absurdo respondió la tía porque no existía motivo alguno que le permitiera creer en semejante premonición. Pero murió de neumonía 20 días después.

Cuando la tía quiso saber cómo se había enterado de esa historia, la mujer le dijo que mientras estaba dentro del vientre de su madre podía ver y oír todo lo que pasaba

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi