Una Madre Celosa De Su Hija

Una Madre Celosa De Su Hija

Conoce tus vidas pasadas con la ayuda del Dr. Bonomi: https://vidaspasadas.drbonomi.com ===============================================

Una Madre Celosa De Su Hija – La Vida Entre Las Vidas Video 24

El hecho de que Heather reconociera a su madre en “la mujer de pelo oscuro” galvanizó al doctor Whitton, que interrogó a Heather sobre las relaciones entre madre e hija en esta vida. Había mucho por saber. En lo material, la infancia de Heather había sido un banquete suntuoso e inextinguible. Pero emocionalmente no tuvo el cariño ni el apoyo de una madre muy celosa que, con una actitud similar a la novia española desdeñada, veía a su hija como una rival que debía derrotarse y desmoralizarse.

-Mi madre detestaba que yo me dedicara al arte -recuerda Heather.

Ese espíritu de obstrucción prevaleció durante la vida de Heather aun en los años de la universidad. Con poco más de cuarenta años, cuando Heather luchaba con la peor época del proceso degenerativo de su enfermedad, “cada palabra desalentadora que me había dicho mi madre volvía a caer sobre mí. Me sentía inútil y que no merecía ser feliz”.

Por fin surgían detalles fundamentales para la terapia. El doctor Whitton estaba casi seguro de que los problemas psicológicos actuales de Heather no derivaban de reencarnaciones pasadas sino de su infancia desgraciada. Y si bien la terapia ortodoxa aliviaría los síntomas que quedaban, antes quería que Heather tuviera claro el sentido de su vida actual. Eso significaba enviarla al bardo entre las vidas de Isobel y Heather. En términos terrenales, esa permanencia en la vida intermedia era breve; menos de diez meses separaban la muerte de Isobel en el invierno de 1933 y el nacimiento de Heather en el verano de 1934. En una entrada en el diario fechada el 3 de diciembre de 1980, Heather describió su viaje a la metaconciencia que empezaba con la rendición de Isobel a las aguas del tormentoso Canal de la Mancha.

Veo flotar el cuerpo de Isobel en un mar oscuro y turbulento. Arreciaba una fuerte tormenta.  Yo sabía que había sido Isobel, pero ahora no tenía cuerpo. Estaba flotando en una luz dorada   que lo abarcaba todo. Me sentía confortable y cálida y los elementos no me tocaban. Aunque no tenía cuerpo me sentía entera y  formando un todo con lo que me rodeaba. Me  di cuenta de que veía en todas direcciones. Mirando el cuerpo de Isobel no sentía ninguna emoción. Ni miedo ni soledad, aunque parecía estar sola. La luz se extendía, parecía que me desplazaba hacia arriba. Me sentía muy cómoda, llena de amor y felicidad. Todo a mí alrededor era luz dorada como si estuviera acercándome en un sol muy brillante. No había divisiones, nada estaba separado. Todo era uno. Increíblemente bello y tranquilo. Tuve visiones fugaces con matices del arco iris y escuché centenares de voces cantando melodías simples pero bellas. Flotaba tan feliz sintiéndome parte del todo, sintiendo que yo pertenecía a ese lugar.

 

Heather sintió una fuerte tentación de quedarse en ese espacio delicioso, sin ataduras y lleno de luz. Pero prevaleció la necesidad de obtener respuestas y no se podía seguir en ese estado de gracia cuando se revelara el libreto kármico de Isobel. El libreto indicaba una larga y brillante carrera musical que Isobel habría alcanzado si hubiera seguido el camino elegido. Grabaciones, conciertos en Londres y en París, composiciones, todo estaba ahí esperando el esfuerzo necesario para lograrlo. Pero Isobel, desviándose de las intenciones de su vida intermedia, había abierto las puertas al caos y la desgracia y había dilapidado las perspectivas de un desarrollo compensador.

Según Heather pudo enterarse en la vida intermedia, su propia vida actual fue elaborada como medida de emergencia; fue casi obligada a hacerse cargo de las repercusiones kármicas de la existencia desperdiciada de Isobel y de su final prematuro.

Supo que sus alergias eran más que el legado del trauma no resuelto del accidente de automóvil. Eran lo que la obligaría a enmendar el pasado. Desde luego que si Isobel no hubiera sido desviada por la vida fácil, Heather no hubiese existido.

-En la entrevida supe que Isobel hubiera muerto ahora como una dama triunfadora y feliz.

Y hubiese sido bisabuela. Si sólo hubiese tenido paciencia.

De todas maneras los “sólo” y los “hubiera sido” no tienen ninguna consecuencia práctica. Las acciones de Isobel habían creado la personificación de su karma: una persona llamada Heather, también equipada con un libreto kármico en el que detalla sus intenciones de hacerse cargo de las repercusiones de los hechos de la vida anterior. Cuando fue consciente de que en la vida intermedia se había comprometido a reparar las deficiencias de Isobel, Heather buscó aclarar el sentido de la tarea que le correspondía realizar en la vida. Y eso la llevó a un encuentro electrizante con los miembros del tribunal que se revelaron en el fondo de un vastísimo templo. Los Tres aparecían como las deidades egipcias Ra, Osiris e Isis…

Cuando entré en el templo tiré de la cuerna del sistro, que sonó más y más persistente.              Se oía el sonido de flautas y címbalos… bello y elusivo al mismo tiempo. Caminé directamente hacia Isis. Era increíblemente alta y se comunicaba sin palabras. Me dijo que debía proseguir

mis inclinaciones artísticas y que trabajando encontraría las respuestas…

 

Sin embargo, la visión de la siguiente reencarnación, como Heather, estaba lejos de ser estimulante. Todo señalaba que había de experimentar un montón de frustraciones, rechazos y tristezas. Más perturbadora aún era la recomendación de que eligiera el vientre del que naceria

De repente senrí horror y miedo. Rogué no nacer de mi madre pero tuve la impresión de que nacería. Era lo último que Heather hubiera deseado escuchar…    eso era parte de lo que debía pagar por Isobel. No puedo describir mi terror. Luego volví a ver a mi abuela, a la que reconocí de una reencarnación más feliz, y comencé a sentirme mejor. La quería mucho y deseaba volver a verla.

 

Como casi todos los viajes a la metaconciencia, ese más allá de la tercera dimensión abarcaba todas las emociones humanas experimentadas en un nivel de intensidad inolvidable.

– Casi grité ante la idea de reunirme con mi madre –contó Heather después.

La impresión estuvo acompañada de un ataque agudo de neumonía bronquial que duró varias semanas. Cuando mejoró de la enfermedad, Heather vio todo con más claridad, calma y optimismo, y nunca volvieron a aparecer sus problemas bronquiales ni las neumonías. La entrada del 4 de diciembre en su diario es casi un suspiro de alivio   

Por primera vez en muchísimo tiempo estoy sintiendo esperanzas en esta vida. Siento que si puedo capear el temporal las cosas irán mejorando a medida que me vuelva mayor. Ya mi vida está cambiando lentamente para mejor y estoy empezando a darme cuenta de que puedo agradar a la gente. Hasta creo que podría triunfar en mi carrera si lucho lo suficiente.

 

Durante los tres años siguientes el doctor Whitton ayudó a Heather a luchar capacitándola para aceptar las influencias negativas que arruinaron su infancia y casi deshacen su vida adulta. Mediante la terapia ortodoxa sin ayuda de la hipnosis, Heather llegó a darse cuenta en lo más profundo de su ser de que es merecedora de afecto y de respeto. Pudo admitir que la sensación de inseguridad no se originaba en la falta de aptitud sino en las exigencias kármicas de castigo emocional por los años juveniles.

Gradualmente Heather se sintió menos insegura y susceptible a las reacciones de los demás. A medida que aumentaba la confianza en sí misma, también aumentaba su capacidad de expresión. Se sentía más inclinada a escuchar a los demás aunque las opiniones no fueran coincidentes con las de ella. Su marido, Philip, resumió a la “nueva” Heather cuando dijo:

-Antes tenía miedo hasta de su propia sombra, y ahora ya no!

Ese rejuvenecimiento de la psiquis -que atrajo a muchas amistades- liberó a Heather lo suficiente para canalizar su energía como diseñadora de joyas. Su primera exposición se realizó poco después de terminar las sesiones en 1983. Y sus creaciones continúan atrayendo el interés de los joyeros y los coleccionistas.

En más de un sentido, Heather Whiteholme está respirando mejor. Con un estado de salud y de capacidad de trabajo que sólo había tenido antes en sueños, se detiene para reflexionar sobre sus personalidades anteriores, en especial sobre Isobel. Ahora Heather comprende que ella tuvo obstáculos en la expresión de sus habilidades porque Isobel dilapidó los dones que tenía de nacimiento. Con la ayuda del doctor Whitton, acabaron las frustraciones para Heather y pudo rehacer su vida y renovar su capacidad creadora. En 1979, una entrada en su diario decía melancólicamente: “Me siento como vagando sin objetivos en una vida sin sentido ni propósitos”. La metaconciencia y la investigación de las vidas pasadas cambiaron todo eso. Ahora ella tiene conciencia de que debe intentar resolver aspectos de su personalidad que, habiendo empujado a Isobel a la destrucción, le proporcionaron la razón de su existencia.

Este video se encuentra aquí: https://youtu.be/G0i5CDFiI9U =============================================== Educational Purposes Only All content belongs to their respective owners Published under United States Fair Law 17 U.S.C. § 106 and 17 U.S.C. § 106A, Fair use is a limitation and exception to the exclusive right granted by copyright law to the author of a creative work. In United States copyright law, fair use is a doctrine that permits limited use of copyrighted material without acquiring permission from the rights holders. It provides for the legal, unlicensed citation or incorporation of copyrighted material. United States Copyright Act of 1976, 17 U.S.C. § 107. —- Propósitos educativos solamente. Todo el contenido pertenece a sus respectivos propietarios publicado basado en la ley deEstados Unidos17 U. S. C. § 106 y 17 U. S. C. § 106A, Fair use es una limitación y excepción al derecho exclusivo concedido por la ley de derechos de autor al autor de un trabajo creativo. En Estados Unidos la legislación de derecho de autor, uso justo y equitativo es una doctrina que permite uso limitado de material con derechos de autor sin obtener permiso de los titulares de los derechos. Se prevé la citación legal, sin licencia o la incorporación de material con derechos de autor. Ley de derechos de autor de Estados Unidos de 1976, 17 U. S. C. § 107.