Reencarnacion e Infidelidad

Reencarnacion e Infidelidad

Conoce tus vidas pasadas con la ayuda del Dr. Bonomi: https://vidaspasadas.drbonomi.com ===============================================

Reencarnacion e Infidelidad – La Vida Entre Las Vidas Video 25

La otra mujer 

“En el amor hay poco descanso. ” 

 

G EOFFREY CHAUCER, Troilus and Criseyde, N 

 Gary Pennington era muy feliz en su vida matrimonial. En un mundo en que las relaciones parecen tener tendencia a romperse, él se maravillaba de su buena suerte. La relación con su esposa, Elizabeth, había comenzado en la adolescencia cuando ambos asistían a la misma iglesia anglicana. Se casaron cuando cursaban estudios universitarios -él, de psicología, y ella, de literatura inglesa- y pronto se estableció una relación elástica en la que ambos se ayudaban. Después de los treinta años Elizabeth dio a luz un varón y luego a una niña, que se criaron en un hogar feliz y tranquilo. El hogar era el refugio ideal para Gary, quien, habiendo obtenido el doctorado, estaba trabajando para la justicia como psicólogo forense, estudiando a las personas perturbadas acusadas de delitos con violencia. Gary vivía para su mujer y sus hijos. Esa relación familiar suscitaba la envidia entre los  amigos cuyos matrimonios habían degenerado en la separación y el divorcio.

Después de dieciséis años de matrimonio, la pasión de Gary por Elizabeth no había

disminuido, ya que el tiempo había

realzado la belleza y la sensualidad de Elizabeth. Bien adaptado a la dieta emocional de chimenea y hogar, Gary no sentía ningún deseo de escapar de las responsabilidades familiares. Jamás había sentido la tentación fuerte, en alguna oportunidad, de tener una aventura sexual. Sin embargo cuando casi chocó con Caroline Me Vittie, en una fiesta en 1982, el intercambio de miradas lo dejó sintiéndose como un adolescente ardiente. Perturbado y extrañamente deleitado por ese fugaz encuentro, Gary anduvo distraídamente por el salón, entre moños negros y elegantes vestidos hasta llegar a una hilera de balcones en los que colgaban canastos con plantas tropicales.

Observando el salón lleno de gente, supo que debía hablar con la mujer de cabello oscuro que tanto lo había impresionado. Buscó con la mirada hasta que la vio entre el bar y la mesa. Miraba en su dirección charlando con una mujer mayor que vestía de verde. Nervioso, Gary fue hasta el bar, entre codazos, copas de vino y bandejas con hors d’ oeuvres hasta que estuvo al lado de ella. Si bien era arrogante y seguro por naturaleza, se sintió torpe al presentarse. Pero cuando empezaron a conversar la nerviosidad desapareció disuelta en una total afinidad. Gary dijo al respecto:  -Fue como ser bienvenido a casa.

Ignorando a todos los que los rodeaban, hablaron los dos durante el resto de la velada. Y cuando terminó la fiesta, sintieron la compulsión de volver a verse…

La velocidad y la intensidad de la relación que se estableció entre Gary y Caroline exigía mucho del tiempo libre de Gary. Pero él no ocultó a su mujer los motivos por los que pasaba cada vez menos tiempo en casa. Le contó a Elizabeth la relación que tenía casi en cuanto comenzó, esperando que ella comprendiera y tolerara la situación. Elizabeth, muy herida, no podía ni quería comprender, pero durante casi tres meses soportó las ausencias de Gary y el alejamiento que iba produciéndose entre los dos. Elizabeth estaba desesperada y furiosa. Pero sobre todo, tenía miedo. De modo inexplicable, siempre había temido que algún día Gary la dejara. La aventura amorosa de él confirmó los temores de Elizabeth y ésta llegó a sentirla como un agente tangible de terror.

La helada noche de un viernes de marzo de 1983, la callada desesperación de Elizabeth rompió las barreras. Gary volvió a casa poco después de medianoche y la encontró tirada en la cama. Al principio creyó que se había quedado dormida. Pero cambió de idea cuando fue al baño y encontró un frasco casi vacío de pastillas para dormir al lado del lavatorio. Corrió de vuelta al dormitorio e intentó despertar a su esposa dándole palmadas en la cara y en las manos. Sólo logró provocar una ligera inquietud y unos murmullos en Elizabeth. Todo el tiempo Gary estaba lleno de angustia y tormento sabiendo cuál era la causa de la desesperación de Elizabeth: él. ¿Debería llamar a una ambulancia? Desde luego, se respondió, si no fuera por las complicaciones que habrían de producirse. Por su trabajo Gary era conocido por todos los conductores de ambulancias de la ciudad. Elizabeth iba a sentirse muy mal cuando los médicos internos del hospital la interrogaran y su aventura amorosa iba a ser pasto de los comentarios de toda la comunidad médica legal.  A pesar de la importancia del problema, Gary creyó que él solo podría evitar que Elizabeth cayera en coma. A cada rato le movía la cabeza y le frotaba los brazos, pero sobre todo le habló continuamente hasta que la primera luz del alba empezó a filtrarse por la persiana. Lentamente Elizabeth recuperó la conciencia. Para entonces Gary hacía mucho que había decidido abandonar a Caroline, la otra mujer. La aventura había  terminado.

Caroline se sintió arrasada por el dolor ante la decisión repentina de Gary de cortar la relación. Reaccionó poco después yéndose a vivir con James Hughes, un solterón muy rico, de poco más de cincuenta años. A los tres meses de vida en común, al parecer alterada porque él no quería un compromiso serio con ella, Caroline intentó quitarse la vida. Colgó una, cuerda en el cuarto de baño como había visto en el filme An Officer and

a Gentleman (Oficial y caballero). Cuando llegó Hugues la encontró colgando de la soga atada a la ducha. La

bajó y la llevó de inmediato a un hospital donde ella permaneció internada durante casi dos meses. Aunque el intento de suicidio de Caroline parecía ser la consecuencia de la falta de romanticismo de Hughes, los amigos íntimos y Hughes mismo sostuvieron que el deseo de autodestrucción se había originado en la profunda pero condenada pasión que Caroline sentía por Gary. Más adelante Hughes ayudó mucho a la recuperación de Caroline. Durante más de un año pagó los pasajes de Caroline a Nueva York para que tuviera sus sesiones terapéuticas con un analista. ¿Por qué Nueva York? Porque Hughes no confiaba en los terapeutas de Toronto: muchos de ellos eran amigos personales de Gary.      La vida de Gary Pennington estaba volviendo a la normalidad; su matrimonio iba curando sus heridas con el tiempo. Elizabeth se había empeñado para olvidar y perdonar y aceptó la palabra de Gary de que era de nuevo de ella, en forma total y absoluta. Gary por su parte encontró que podía perdonarse; los delitos de las personas a las que él aconsejaba en la cárcel hacían que su escapada extramarital pareciera un pecadillo sin importancia. Además estaba convencido de la verdad de lo que decía Bertrand Russell en Marriage and Morals (El matrimonio y sus moralejas): “La psicología del adulterio ha sido falseada por las moralejas convencionales que suponen, en los países monógamos, que la atracción hacia una persona no puede coexistir con el amor por otra. Todos sabemos que eso no es verdad”.

Gary pudo perdonarse fácilmente. Pero no podía olvidar. No sólo tuvo que acostumbrarse a la pérdida de Caroline y a su responsabilidad por su intento de suicidio sino que se sintió decidido a buscar las causas de su conducta tan diferente a la habitual. ¿Había una falla en su carácter? ¿Estaba deprimido, o alguna falla en la relación con Elizabeth fue la responsable de que él se entregara al romance en forma irresistible? Había otra suposición verosímil. ¿Podía ser que el entendimiento entre él y Caroline proviniera de mucho más lejos que el aquí y ahora?

Gary conocía bien el concepto de reencarnación. Y mientras meditaba sobre su aventura recordó la conversación con un colega sobre el interés del doctor Whitton en la regresión hipnótica. Siendo un profesional muy respetado cuyos talentos para el asesoramiento psicológico eran reconocidos, Gary no estaba predispuesto a buscar la ayuda de un psiquiatra y durante mucho tiempo no quiso hacer averiguaciones al respecto. Cuando finalmente buscó la ayuda del doctor Whitton, le explicó que como habían pasado ocho meses desde la terminación del romance no estaba afligido ni apurado. Pero tarde o temprano quería saber qué lo había impulsado en forma tan apasionada al adulterio.

Al conocer toda la historia personal y marital de Gary, el doctor Whitton pensó que no había motivos psicológicos para el adulterio. Por lo tanto hipnotizó al sujeto y le pidió que buscara alguna reencarnación que hubiera compartido con Caroline que hubiese podido explicar su intimidad en esta vida. La respuesta inicial de Gary en el estado de trance fue repentina y dramática. De inmediato Gary sintió el ruido del motor de un avión y el penetrante olor de la gasolina… Era el oficial Peter Rargreaves, piloto del avión. Estaba al lado de la máquina que preparaban para que partiera de una pista cerca de Salerno, Italia. El país estaba arrasado por la Segunda Guerra Mundial, y la presencia de la Royal Air Force era vital para el éxito de la campaña aliada en Italia. Transcurría 1944…  Rargreaves  es un oficial de Inteligencia de la RAF y no un piloto oficialmente, aunque estaba preparado para volar. Preocupado por las fotografías aéreas que indicaban un contrataque masivo por parte de los alemanes, quería saber más inspeccionando la zona en cuestión con un avión en el que pudiera volar bajo. Está ansioso por embarcar

Este video se encuentra aquí: https://youtu.be/wuY4V3ERLuM =============================================== Educational Purposes Only All content belongs to their respective owners Published under United States Fair Law 17 U.S.C. § 106 and 17 U.S.C. § 106A, Fair use is a limitation and exception to the exclusive right granted by copyright law to the author of a creative work. In United States copyright law, fair use is a doctrine that permits limited use of copyrighted material without acquiring permission from the rights holders. It provides for the legal, unlicensed citation or incorporation of copyrighted material. United States Copyright Act of 1976, 17 U.S.C. § 107. —- Propósitos educativos solamente. Todo el contenido pertenece a sus respectivos propietarios publicado basado en la ley deEstados Unidos17 U. S. C. § 106 y 17 U. S. C. § 106A, Fair use es una limitación y excepción al derecho exclusivo concedido por la ley de derechos de autor al autor de un trabajo creativo. En Estados Unidos la legislación de derecho de autor, uso justo y equitativo es una doctrina que permite uso limitado de material con derechos de autor sin obtener permiso de los titulares de los derechos. Se prevé la citación legal, sin licencia o la incorporación de material con derechos de autor. Ley de derechos de autor de Estados Unidos de 1976, 17 U. S. C. § 107.