En Otro Cuerpo En Otra Epoca

En Otro Cuerpo En Otra Epoca

Muchas Vidas Muchos Maestros Video 8-2

Conozca sus vidas pasadas con la ayuda del Dr. Bonomi: http://vidaspasadas.drbonomi.com

—Veo vasijas que contienen una especie de aceite. —Pese a la interrupción de
tres semanas, Catherine había caído prontamente en un trance profundo. Estaba
sumergida en otro cuerpo, en otra época.
»En las vasijas hay diferentes tipos de aceite. Eso parece una especie de
depósito, un lugar para guardar cosas. Las vasijas son rojas… rojas, hechas con
algún tipo de tierra colorada. Alrededor tienen bandas azules, bandas azules
alrededor de la boca. Veo hombres ahí… hay hombres en la cueva. Están
trasladando los jarros y las vasijas de un lado a otro, para acomodarlos y ponerlos
en cierto lugar. Tienen la cabeza rapada… no tienen pelo en la cabeza. La piel es
morena… piel morena.
—¿Estás tú ahí?
—Sí… Estoy sellando algunos de los jarros… con una especie de cera… sello la
tapadera de los jarros con la cera.
—¿Sabes para qué se usan los aceites?
—No lo sé.
—¿Te ves a ti misma? Obsérvate. Dime cómo eres. —Hizo una pausa para
observarse.
—Llevo trenza. Hay una trenza en mi pelo. Tengo una especie de… una prenda
larga. Tiene un borde dorado alrededor.
—¿Trabajas para esos sacerdotes, para los hombres de cabeza rapada?
—Mi trabajo consiste en sellar los jarros con la cera. Ése es mi trabajo.
—Pero ¿no sabes para qué sirven los jarros?
—Parecen ser para algún rito religioso. Pero no sé con certeza… qué es. Hay un
ungüento, algo en la cabeza… uno lo lleva en la cabeza y en las manos, las
manos. Veo un pájaro, un pájaro de oro que me cuelga del cuello. Es plano. Tiene
una cola plana, una cola muy plana, y la cabeza apunta hacia abajo… hacia mis
pies.
64
—¿Hacia tus pies, Catherine?
—Sí, así es como se debe llevar. Hay una sustancia negra… negra y pegajosa.
No sé qué es.
—¿Dónde está?
—En un recipiente de mármol. Ellos usan también eso, pero no sé para qué sirve.
—¿Hay algo en la cueva que puedas leer, para que me indiques el nombre del
país, del lugar en donde vives o la fecha?
—En los muros no hay nada; están vacíos. No conozco el nombre.
La hice avanzar en el tiempo.
—Hay un frasco blanco, una especie de frasco blanco. El asa de la tapa es de
oro; está como incrustada en oro.
—¿Qué contiene ese frasco?
—Una especie de ungüento. Tiene algo que ver con el paso al otro mundo.
—¿Eres tú la persona que va a pasar ahora?
—¡No! No es nadie que yo conozca.
—¿Éste también es tu trabajo? ¿Preparar a las personas para ese paso?
—No. Es el sacerdote quien debe hacer eso, no yo. Nosotros nos limitamos a
suministrarle los ungüentos, el incienso…
—¿Qué edad pareces tener ahora?
—Dieciséis.
—¿Vives con tus padres?
—Sí, en una casa de piedra, una especie de vivienda de piedra. No es muy
grande. Hace mucho calor. El clima es caliente y seco.
—Ve a tu casa.
—Estoy ahí.
—¿Ves a otras personas de tu familia?
—Veo a un hermano; también está ahí mi madre. Y un bebé, el bebé de alguien.
—¿Es tuyo ese bebé?
—No.
—¿Qué hay de importante ahora? Ve hacia algo importante, que explique tus
síntomas en la vida actual. Necesitamos comprender. No hay riesgo en la
experiencia. Ve hacia los hechos.
Ella respondió con un susurro muy suave.
65
—Todo a su tiempo… Veo morir a la gente.
—¿Gente que muere?
—Sí… no saben qué es.
—¿Una enfermedad?
De pronto caí en la cuenta de que ella tocaba nuevamente una vida antigua, a la
que había regresado en otra oportunidad. En esa vida, una plaga transmitida por
el agua había matado a su padre y a uno de sus hermanos. Catherine también
había padecido la enfermedad, pero sin sucumbir a ella. La gente usaba ajo y
otras hierbas para tratar de rechazar la plaga. Ella se había sentido muy inquieta
porque no se embalsamaba debidamente a los muertos. Pero ahora nos
enfrentábamos a esa vida desde un ángulo diferente.
—¿Tiene algo que ver con el agua?
—Eso creen. Son muchos los que mueren.
Yo conocía ya el final.
—Pero tú no mueres por eso.
—No, no muero.
—Pero enfermas mucho. Te sientes mal.
—Sí, tengo mucho frío… mucho frío. Necesito agua… agua. Creen que viene del
agua… y algo negro… Alguien muere.
—¿Quién muere?
—Muere mi padre, y también un hermano. Mi madre está bien; se recobra. Está
muy débil. Tienen que enterrar a la gente. Los entierran, y la gente se preocupa
porque eso va contra las prácticas religiosas.
—¿Cuáles son esas prácticas?
Me maravillaba la concordancia de sus recuerdos, hecho por hecho, exactamente
como había relatado esa vida varios meses antes. Una vez más, esa desviación
de las costumbres funerarias normales la inquietaba mucho.
—Se ponía a la gente en cuevas. Los cadáveres eran conservados en cuevas.
Pero antes debían ser preparados por los sacerdotes… Debían ser envueltos y
untados con ungüento. Se los mantenía en cuevas, pero el país está inundado…
dicen que el agua es mala. No bebáis el agua.
—¿Hay algún tratamiento? ¿Dio resultado algo?
66
—Se nos dieron hierbas, hierbas diferentes. Los olores… las hierbas y… percibo el
olor. ¡Lo huelo!
—¿Reconoces el olor?
—Es blanco. Lo cuelgan del techo.
—¿Es como ajo?
—Está colgado alrededor… Las propiedades son similares, sí. Sus propiedades…
se pone en la boca, en las orejas, en la nariz… El olor es fuerte. Se creía que
impedía la entrada a los malos espíritus en el cuerpo. Fruta morada, o algo
redondo con superficie morada, corteza morada…
—¿Reconoces la cultura en que estás? ¿Te parece familiar?
—No sé.
—Esa cosa purpúrea, ¿es una especie de fruta?
—Tanis.
—¿Te ayudará eso? ¿Es para la enfermedad?
—En ese tiempo, sí.
—Tanis —repetí, tratando, una vez más, de ver si se refería a lo que llamamos
tanino o ácido tánico—. ¿Así se llama? ¿Tanis?
—Oigo… sigo oyendo «tanis».
—De esta vida, ¿qué ha quedado sepultado en tu vida actual? ¿Por qué vuelves
una y otra vez aquí? ¿Qué te molesta tanto?
—La religión —susurró Catherine, de inmediato —, la religión de esa época. Era
una religión de miedo… miedo. Había tantas cosas que temer… y tantos dioses…
—¿Recuerdas los nombres de algunos dioses? —dije.
—Veo ojos. Veo una cosa negra… una especie de… parece un chacal. Está en
una estatua. Es una especie de guardián… Veo una mujer, una diosa, con una
especie de toca.
—¿Sabes el nombre de la diosa?
—Osiris… Sirus… algo así. Veo un ojo… un ojo, sólo un ojo con una cadena. Es
de oro.
—¿Un ojo?
—Sí… ¿Quién es Hathor?
—¿Qué?
—¡Hathor! ¡Quiénes!
67
Nunca había oído hablar de Hathor, aunque sabía que Osiris, si la pronunciación
era correcta, era el hermano-esposo de Isis, la principal deidad egipcia. Hathor,
según supe después, era la diosa egipcia del amor, el regocijo y la alegría.
—¿Es uno de los dioses? —pregunté.
—¡Hathor, Hathor! —Hubo una larga pausa—. Pájaro… es plano… plano, un
fénix…
Guardó silencio otra vez.
—Avanza ahora en el tiempo, hasta el último día de esa vida. Ve hasta tu último
día, pero antes de morir. Dime qué ves.
Respondió con un susurro muy suave.
—Veo edificios y gentes. Veo sandalias, sandalias. Hay un paño rústico, una
especie de paño rústico.
—¿Qué ocurre? Ve ahora al momento de tu muerte. ¿Qué te ocurre? Tú puedes
verlo.
—No veo… no me veo más.
—¿Dónde estás? ¿Qué ves?
—Nada… sólo oscuridad… veo una luz, una luz cálida. —Ya había muerto, había
pasado al estado espiritual. Al parecer, no necesitaba experimentar otra vez su
muerte real.
—¿Puedes acercarte a la luz? —pregunté.
—Allá voy.
Descansaba apaciblemente, esperando otra vez.
—¿Puedes mirar ahora hacia atrás, hacia las lecciones de esa vida? ¿Tienes ya
conciencia de ellas?
—No —susurró.
Continuaba esperando. De pronto se mostró alerta, aunque sus ojos permanecían
cerrados, como ocurría siempre que estaba en trances hipnóticos. Movía la
cabeza de un lado a otro.
—¿Qué ves ahora? ¿Qué está pasando?
Su voz era más potente.
—Siento… ¡alguien me habla!
—¿Qué te dicen?
—Hablan de la paciencia. Uno debe tener paciencia…
68
—Sí, continúa. —La respuesta provino inmediatamente del Maestro poeta.
—Paciencia y tiempo… todo llega a su debido tiempo. No se puede apresurar una
vida, no se puede resolver según un plan, como tanta gente quiere. Debemos
aceptar lo que nos sobreviene en un momento dado y no pedir más. Pero la vida
es infinita; jamás morimos; jamás nacimos, en realidad. Sólo pasamos por
diferentes fases. No hay final. Los humanos tienen muchas dimensiones. Pero el
tiempo no es como lo vemos, sino lecciones que hay que aprender.
Hubo una larga pausa. El Maestro poeta continuó.
—Todo te será aclarado a su debido tiempo. Pero necesitas una oportunidad para
digerir el conocimiento que ya te hemos dado.
Catherine guardó silencio.
—¿Hay algo más que yo deba saber?
—Se han ido —me susurró —. Ya no oigo a nadie

Audiolibros del Dr. Bonomi www.drbonomi.com/audiolibros.html Subscribase a nuestro canal y disfrute de todos nuestros audiolibros GRATIS https://www.youtube.com/user/drbonomi =============================================== En Otro Cuerpo En Otra Epoca – Muchas Vidas Muchos Maestros Capítulo 8 Parte 2 Experiencias psiquiátricas del Dr. Brian Weiss narradas por sus pacientes en estado hipnótico, asistiendo al nacimiento de la terapia regresiva a vidas pasadas. Este video se encuentra aquí: https://youtu.be/-8gmWSvfLOs =============================================== Muchos editores de primer nivel han impreso este libro, algunos de los cuales se muestran en las imágenes de este video. Un libro impreso en papel, puede aprovecharse más que un video, destacando los párrafos que más le interesa recordar. =============================================== Educational Purposes Only All content belongs to their respective owners Published under United States Fair Law 17 U.S.C. § 106 and 17 U.S.C. § 106A, Fair use is a limitation and exception to the exclusive right granted by copyright law to the author of a creative work. In United States copyright law, fair use is a doctrine that permits limited use of copyrighted material without acquiring permission from the rights holders. It provides for the legal, unlicensed citation or incorporation of copyrighted material. United States Copyright Act of 1976, 17 U.S.C. § 107. —- Propósitos educativos solamente. Todo el contenido pertenece a sus respectivos propietarios publicado basado en la ley deEstados Unidos17 U. S. C. § 106 y 17 U. S. C. § 106A, Fair use es una limitación y excepción al derecho exclusivo concedido por la ley de derechos de autor al autor de un trabajo creativo. En Estados Unidos la legislación de derecho de autor, uso justo y equitativo es una doctrina que permite uso limitado de material con derechos de autor sin obtener permiso de los titulares de los derechos. Se prevé la citación legal, sin licencia o la incorporación de material con derechos de autor. Ley de derechos de autor de Estados Unidos de 1976, 17 U. S. C. § 107.