El Ultimo Dia De Su Vida – Muchas Vidas Muchos Maestros Capitulo 5 Parte 2

El Ultimo Dia De Su Vida – Muchas Vidas Muchos Maestros Capitulo 5 Parte 2

Conozca sus vidas pasadas con la ayuda del Dr. Bonomi: vidaspasadas.drbonomi.com

—Veo una especie de imprenta; imprime algo con moldes y tinta. Están imprimiendo y
encuadernando libros… Los libros tienen cubiertas de cuero y cordeles que los sujetan:
cordeles de cuero. Veo un libro rojo… Es algo de historia. No veo el título; todavía no
han terminado la impresión. Son libros maravillosos. Tienen cubiertas muy suaves, de
cuero. Son maravillosos; te enseñan.
Obviamente, Christian disfrutaba viendo y tocando esos libros; también comprendía
vagamente las posibilidades de aprender así. Sin embargo, parecía muy poco instruido.
Hice que Christian avanzara hasta el último día de su vida.
—Veo un puente sobre un río. Soy viejo… muy viejo. Me cuesta caminar. Camino por el
puente… hacia el otro lado… Me duele el pecho; siento una presión, una presión
terrible… ¡Me duele el pecho! ¡Ah!
Catherine emitía sonidos, gorjeaba; experimentaba el ataque cardíaco que Christian
estaba sufriendo en el puente. Su respiración era rápida y poco profunda; tenía la cara y
el cuello cubiertos de sudor. Empezó a toser y a jadear. Me sentí preocupado: ¿sería
peligroso volver a experimentar un ataque cardíaco sufrido en una vida anterior? Ésa
era una frontera nueva; nadie conocía las respuestas. Por fin, Christian murió.
Catherine permaneció apaciblemente tendida en el diván, respirando profunda y
regularmente. Dejé escapar un hondo suspiro de alivio.
—Me siento libre… libre —susurró con suavidad—. Floto en la oscuridad… floto, nada
más. Hay luz alrededor… y espíritus, otras personas.
37
Le pregunté si tenía algún pensamiento sobre la vida que acababa de concluir, su
existencia como Christian.
—Debería haber perdonado más, pero no lo hice. No perdoné el daño que otros me
causaron y debería haberlo hecho. No perdoné el mal. Me quedé con él dentro y lo
albergué durante muchos años… Veo ojos… ojos.
—¿Ojos? —repetí, percibiendo el contacto—. ¿Qué clase de ojos?
—Los ojos de los Espíritus Maestros —susurró Catherine—, pero debo esperar. Tengo
cosas en que pensar.
Pasaron unos minutos en tenso silencio.
—¿Cómo sabrás cuándo estarán ellos dispuestos? —pregunté, expectante, rompiendo
el largo silencio.
—Ellos me llamarán —respondió.
Pasaron unos minutos más. De pronto empezó a mover la cabeza de un lado a otro. Su
voz, ronca y firme, señaló el camino.
—Hay muchas almas en esta dimensión. Yo no soy la única. Debemos ser pacientes.
Eso es algo que tampoco aprendí nunca… hay muchas dimensiones…
Le pregunté si ya había estado allí, si se había reencarnado muchas veces.
—He estado en diferentes planos en diferentes tiempos. Cada uno es un nivel de
conciencia superior. El plano al que vayamos dependerá de lo mucho que hayamos
progresado…
Guardó silencio otra vez. Le pregunté qué lecciones debía aprender a fin de progresar.
Respondió de inmediato.
—Que debemos compartir nuestro conocimiento con otros. Que todos tenemos muchas
más capacidades de las que utilizamos. Algunos lo descubrimos antes que otros. Que
uno debe dominar sus vicios antes de llegar a este punto. De lo contrario, los lleva
consigo a otra vida.
Sólo uno mismo puede liberarse… de las malas costumbres que acumulamos cuando
estamos en un cuerpo. Los Maestros no pueden hacerlo por nosotros. Si uno elige
luchar y no liberarse, los llevará a otra vida. Y sólo cuando decidimos que somos lo
bastante fuertes como para dominar los problemas externos, sólo entonces dejaremos
de padecerlos en la vida siguiente.
»También debemos aprender a no acercarnos sólo a aquellos cuyas vibraciones
coinciden con las nuestras. Es normal sentirse atraído por alguien que está en nuestro
38
mismo nivel. Pero está mal. También es preciso acercarse a aquellos cuyas vibraciones
no armonizan… con las de uno. Ésa es la importancia… de ayudar… a esas gentes.
»Se nos dan poderes intuitivos que debemos obedecer sin tratar de resistirnos. Quienes
se resistan tropezarán con peligros. No se nos envía desde cada plano con poderes
iguales. Algunos de nosotros poseemos poderes mayores que los otros, pues los
hemos adquirido en otros tiempos. Luego, no todos somos creados iguales. Pero con el
paso del tiempo llegaremos a un punto en el que todos seremos iguales.
Catherine hizo una pausa. Yo sabía que esos pensamientos no eran suyos. No tenía
preparación alguna en física o en metafísica; nada sabía de planos, dimensiones y
vibraciones. Pero más allá de esto, la belleza de las palabras y las ideas, las
implicaciones filosóficas de esas afirmaciones… todo superaba la capacidad de
Catherine. Ella nunca había hablado de manera tan concisa y poética. Yo sentía que
una fuerza superior y distinta luchaba con la mente y las cuerdas vocales de mi
paciente para traducir en palabras esos pensamientos, a fin de que yo comprendiera.
No, ésa no era Catherine.
Su voz tenía un tono de ensoñación.
—Los que están en coma… permanecen en un estado de suspensión. Aún no están
preparados para cruzar al otro plano… hasta que hayan decidido si quieren cruzar o no.
Sólo ellos pueden decidirlo. Si consideran que no tienen nada más que aprender… en
estado físico… entonces se les permite cruzar. Pero si tienen cosas por aprender,
deben regresar, aunque no quieran. Ése es un período de descanso para ellos, un
período en el que sus poderes mentales pueden descansar.
O sea que la gente en estado de coma puede decidir si regresar o no, según el
aprendizaje que deba realizar todavía en estado físico. Si consideran que no tienen
nada más que aprender, pueden ir directamente al estado espiritual, pese a toda la
medicina moderna. Esta información coincidía detalladamente con las investigaciones
publicadas sobre las experiencias próximas a la muerte y los motivos por los que
algunos decidían regresar. A otros no se les permitía elegir: tenían que volver, pues les
quedaba algo por aprender. Claro que todos los entrevistados tras una experiencia
próxima a la muerte habían regresado a sus cuerpos.
Hay una llamativa similitud en los relatos de estas personas. Se separan del cuerpo y
«contemplan» los esfuerzos que se hace por resucitarlos, desde un punto situado por
encima del cuerpo. A su debido tiempo cobran conciencia de una luz brillante o de una
39
relumbrante figura «espiritual» en la distancia; a veces, al final de un túnel. No hay
dolor. Cuando cobran conciencia de que aún no han completado la tarea que tienen que
cumplir en la Tierra, de que deben regresar al cuerpo, inmediatamente vuelven a él y
sienten otra vez dolor y otras sensaciones físicas.
He tenido varios pacientes que pasaron por experiencias cercanas a la muerte. El relato
más interesante fue el de un próspero comerciante sudamericano, con quien mantuve
varias sesiones de psicoterapia normal, unos dos años después de acabar con el
tratamiento de Catherine. Jacob había perdido la conciencia al ser atropellado por una
motocicleta; eso ocurrió en Holanda, en 1975, cuando ella tenía treinta y pocos años.
Recuerda haber flotado por encima del cuerpo, contemplando la escena del accidente,
viendo la ambulancia, el médico que le atendía las heridas, la muchedumbre de
curiosos, cada vez mayor. Luego cobró conciencia de una luz dorada, en la distancia; al
acercarse a ella, vio a un monje vestido con un hábito pardo. Ese monje dijo a Jacob
que aún no era tiempo de morir, que debía regresar a su cuerpo. Él sintió la sabiduría y
el poder del religioso, quien también le relató varios acontecimientos futuros que
ocurrirían en la vida de Jacob; todos se produjeron. Jacob volvió rápidamente a su
cuerpo, que ya estaba en una cama de hospital; recobró la conciencia y, por primera
vez, experimentó un intensísimo dolor.
En 1980, mientras viajaba por Israel, Jacob (que es judío) visitó la Cueva de los
Patriarcas, en Hebrón, sitio tan sagrado para los judíos como para los musulmanes.
Tras la experiencia vivida en Holanda, se había vuelto más religioso y rezaba con
frecuencia. Al ver la mezquita cercana, se sentó a rezar con los musulmanes presentes.
Al cabo de un rato se levantó para marcharse. Un anciano musulmán se le acercó para
decirle: «Usted es diferente de los otros, que rara vez se sientan a orar con nosotros. —
El anciano hizo una pausa y lo miró con atención antes de continuar—: Usted ha visto al
monje. No olvide lo que él le dijo.»
Cinco años después del accidente, a miles de kilómetros de distancia, un anciano
conocía el encuentro de Jacob con el monje, algo que había ocurrido mientras él estaba
desmayado

Audiolibros del Dr. Bonomi www.drbonomi.com/audiolibros.html Subscribase a nuestro canal y disfrute de todos nuestros audiolibros GRATIS https://www.youtube.com/user/drbonomi ===============================================

El Ultimo Dia De Su Vida Muchas Vidas Muchos Maestros Capítulo 5 Parte 2 Experiencias psiquiátricas del Dr. Brian Weiss narradas por sus pacientes en estado hipnótico, asistiendo al nacimiento de la terapia regresiva a vidas pasadas. Este video se encuentra aquí: https://youtu.be/uqLh-YpF6oc =============================================== Muchos editores de primer nivel han impreso este libro, algunos de los cuales se muestran en las imágenes de este video. Un libro impreso en papel, puede aprovecharse más que un video, destacando los párrafos que más le interesa recordar. =============================================== Educational Purposes Only All content belongs to their respective owners Published under United States Fair Law 17 U.S.C. § 106 and 17 U.S.C. § 106A, Fair use is a limitation and exception to the exclusive right granted by copyright law to the author of a creative work. In United States copyright law, fair use is a doctrine that permits limited use of copyrighted material without acquiring permission from the rights holders. It provides for the legal, unlicensed citation or incorporation of copyrighted material. United States Copyright Act of 1976, 17 U.S.C. § 107. —- Propósitos educativos solamente. Todo el contenido pertenece a sus respectivos propietarios publicado basado en la ley deEstados Unidos17 U. S. C. § 106 y 17 U. S. C. § 106A, Fair use es una limitación y excepción al derecho exclusivo concedido por la ley de derechos de autor al autor de un trabajo creativo. En Estados Unidos la legislación de derecho de autor, uso justo y equitativo es una doctrina que permite uso limitado de material con derechos de autor sin obtener permiso de los titulares de los derechos. Se prevé la citación legal, sin licencia o la incorporación de material con derechos de autor. Ley de derechos de autor de Estados Unidos de 1976, 17 U. S. C. § 107.