El Destino y El Hado – La Vida Entre Las Vidas Video 9

El Destino y El Hado – La Vida Entre Las Vidas Video 9

Conoce tus vidas pasadas con la ayuda del Dr. Bonomi: https://vidaspasadas.drbonomi.com
Descubrir cuál es el plan puede producir una desilusión espantosa. La despachante de una empresa
de taxis, que tenía grandes problemas emocionales y un profundo sentimiento de inferioridad, se
sentía destinada a grandes cosas si pudiera recordar el plan hecho en la vida intermedia. Pero la
metaconciencia reveló que el propósito de su vida era simplemente aprender a superar sus dificultades
emocionales con otras personas. Resultó que ella esperaba algo grandioso que compensara su
complejo de inferioridad. Desilusionada por lo que percibió como un libreto kármico muy pedestre,
se deprimió tanto que tuvieron que recetarle drogas antidepresivas. Pero si
bien le resultó penosa, la exposición del plan personal la capacitó finalmente para llevar a cabo la
ta rea que se había propuesto.
Aquellos que fracasan muchas veces en los intentos de superación de los obstáculos, se ven urgidos
por el tribunal a colocarse en situaciones similares hasta que puedan vencer esos
obstáculos. Las personas que se suicidan suelen tener miedo en la vida intermedia; saben que deben
volver a encarar el nivel de dificultad que las llevó a su partida prematura del plano terrenal. Una
mujer, candidata al doctorado en ciencias de la nutrición; se enteró por la investigación de sus vidas
pasadas de que hacía 2000 años que no lograba sobreponerse al abandono. En esta vida había
dependido demasiado de su hijo y casi sufrió un colapso nervioso cuando él se fue de casa para
estudiar en la universidad. La metaconciencia le reveló que había fallado otra vez en la prueba y
que debía seguir en situaciones similares hasta aprender a dominar esa debilidad.
Los planes pueden cambiarse en forma drástica aun cuando la encarnación esté vigente. Un
ejemplo es el sujeto Steve Logan, quien cuando era jovencito tenía sentimientos negativos hacia
su padre y rara vez lo visitaba en el hogar para ancianos de Miami donde estaba recluido con una
enfermedad grave.
En una ocasión Steve sintió la compulsión de visitar a su padre, porque creía que se jugaba algo
importante. Llegó al hogar para encontrar al padre enfermísimo y conectado a una cantidad de
dispositivos para mantenerle la vida. Estando solo al lado de la cama donde yacía el padre, vio que
éste tenía dificultad para respirar porque el tubo del respirador se había obturado. La situación
presentó un dilema a Steve: podía llamar a la enfermera para salvar la vida del padre o podía dejar
que él muriera. Después de un momento de reflexión, salió corriendo a buscar a una enfermera que
rápidamente cambió el tubo.
Unos años después, cuando tenía veintinueve años, Steve tuvo un grave accidente yendo en
bicicleta en una ciudad chica de Oregon. Lo atropelló un camión y se consideró con mucha suerte por
haberse roto nada más que un fémur. Hasta que Steve tuvo más de cuarenta años y fue conducido a
la metaconciencia, no supo que entre los dos acontecimientos había una conexión que figuraba en el
plan hecho en la vida intermedia. Steve informa:
Mi libreto kármico expresaba con claridad que el incidente de vida o muerte de mi padre era una prueba
37
importante que yo había ideado. Si podía perdonar a mi padre sus injusticias -que parecían extenderse
a lo largo de varias vidas- yo no moriría en el accidente. En el plan figuraba la posibilidad de que en vista de
mi conducta pasada yo dejara morir a mi padre. Pero pase la prueba y después del accidente…
¡el plan terminó! Aprendí que los guiones para las vidas futuras se han llevado a la realidad en la vida actual.
Parecería que los que han hecho planes para varias vidas futuras son los que están firmemente
decididos a evolucionar. Esas entidades decididas hablan de que pasan todo el tiempo en el bardo
estudiando algo. Las almas materialistas, por otra parte, hablan de volver rápidamente a encarnar en
un cuerpo en cuanto puedan salir de la vida intermedia, mientras que los desprovistos de ambición
duermen una vez que han comparecido ante el tribunal y sólo despiertan cuando sienten la presión de
tener que incorporarse a un cuerpo terrenal.
Los conocimientos adquiridos en la vida intermedia preparan el alma para la próxima encarnación,
que es la oportunidad de poner en práctica lo que ha aprendido. Sólo mediante
la aplicación práctica puede llegarse al dominio de las situaciones. Casi todos los sujetos del doctor
Whitton se veían trabajando intensamente en vastas salas de estudio equipadas con bibliotecas y
cuartos para seminarios. Por ejemplo, los médicos y los abogados han contado que estudiaban sus
respectivas disciplinas durante la vida intermedia, mientras que otros recuerdan haber estudiado
temas como “las leyes del Universo” y otros propios de la metafísica. Algunas personas hasta
cuentan que estudiaron temas que no pueden describir porque no hay en la Tierra nada semejante.
Una mujer informó en forma indirecta sus investigaciones para descubrir el camino hacia Dios …
Estamos creados a la imagen de Dios y la idea es que debemos tratar de ser semejantes a Él, debemos volver a
Él. Hay muchos planos superiores y para volver a Dios, para alcanzar el plano en el que reside su espíritu, hay
que desprenderse de la envoltura una y otra vez hasta que el espíritu quede realmente libre. El proceso de
aprendizaje no termina nunca… _ A veces se nos permiten visiones de los planos más altos y cada uno es más
elevado y brillante que el anterior.
El proceso de planificación nos dice que mucho de lo que sucede en la Tierra ha sido ensayado,
en mayor o menor grado, en la vida entre las vidas. Ralph Waldo Trine en In Tune with the Infinite
(Al unísono con el infinito), dijo ya en 1987:
Todo se elabora en lo no visible antes de manifestarse en lo visible, en el ideal antes que en lo real, en lo
espiritual antes que en lo material. El ámbito de lo invisible es el ámbito de la causa. La naturaleza del efecto
está determinada y condicionada siempre por su causa.
Cuando estamos entre vidas es casi como si fuéramos pintores que hacen un bosquejo de un
fresco. Una vez encarnados, nos ponemos a trabajar intentando la obra de arte, ejecutando día a día
los detalles más mínimos de la obra general.
Eventualmente, en la muerte’ o en la metaconciencia, podemos dar unos pasos atrás y analizar la
obra de arte. Sólo volviendo a la vida entre las vidas podemos saber si hemos sido fieles a nuestros
objetivos.
Naturalmente que el bosquejo no asegura la obra de arte. Puede elaborarse ‘un plan pero no
implementarse. ¿Es posible entonces saber si somos fieles a nuestras intenciones en la vida
intermedia a medida que progresa la vida terrenal? La respuesta debe venir de dentro. Los que
están viviendo sus libretos kármicos y que hasta los han sobrepasado, tienen la sensación de que la
vida está desarrollándose como es debido. Los que se han apartado del plan sienten que todo está
fuera de control. Reina el caos. Como los actores que han olvidado el libreto y salen a escena, están
obligados a improvisar mientras se desarrolla el drama. Pero también hay personas que parecen hacer
un equilibrio precario entre el destino y el hado, entre seguir el libreto y salir a escena improvisando.
Tienen un plan pero que está abierto a la improvisación.
Ese era el caso de una mujer de treinta y siete años a la que arrastraron a un matorral y violaron
cerca de un cementerio indio en Illinois hace varios años. Antes de consultar al doctor Whitton, perdió
mucho tiempo y energía pensando por qué había sido víctima de ese atropello. Nada le sirvió. Su
viaje a la vida entre las vidas le reveló que la violación no estaba planificada. Pero, al mismo tiempo
supo que su libreto kármico indicaba que ella sería vulnerable a una tragedia personal
que le cambiaría mucho la vida. Dijo:
38
Mi plan era que un acontecimiento trágico haría cambiar toda mi alma cuando tuviera poco más de treinta años.
Al concentrarme en ese acontecimiento iba a encontrar un sentido más profundo a mi vida.
Yeso fue exactamente lo que pasó.
Si bien tiene libertad para rechazar los consejos de los jueces sobre la planificación, el alma no
debe dejados de lado. Pues el rechazo de las recomendaciones significa que la reencarnación tendrá
lugar sin un plan ratificado y eso es una invitación a una vida de pruebas y dificultades duras e
improductivas. Nacer sin un plan también es una cuestión de elección.
El problema reside en que sin un libreto el alma se siente avasallada por el viento: una víctima del
destino y no una participante de él. No hay castigos por no seguir el consejo de los Tres, excepto el
de la futura confrontación, con remordimientos, al final de una vida que, muy probablemente, se
habrá desperdiciado.
En ocasiones un sujeto en trance se entera de que no había hecho planes de vida durante la vida
intermedia y ese conocimiento lo comunica al doctor Whitton con una invariable sensación de
miedo. En cambio los que tienen un libreto kármico responden sin emociones en el estado de hipnosis
aun cuando estén describiendo un plan de vida lleno de vicisitudes. Parecería que nada es peor que
un futuro no planificado.
=============================================== El Destino y El Hado – La Vida Entre Las Vidas Video 9 ¿Realmente somos libres de hacer lo que se nos de la gana? ¿O somos simplemente unos prisioneros del Destino? ¿O todo queda librado al hado (a la suerte) que tenga cada uno? Este video se encuentra aquí: https://youtu.be/Rwlo7-ddFkM Este relato de una regresión a vidas pasadas, ha sido inspirado por el libro La Vida Entre Las Vidas de Joel Whitton