Como Se Pagan Las Deudas De Vidas Pasadas

En cada vida que vivimos contraemos deudas karmicas con las personas con las cuales interactuamos y esas deudas si no son pagadas en vida, deben pagarse en las vidas siguientes.

 Las deudas karmicas son las que produce el karma que no es otra cosa que las consecuencias de lo que hacemos y también lo que nos brinda la oportunidad de saldar nuestras deudas con quienes hemos molestado o dañado

 En general se considera que la idea del karma es una creencia oriental, pero esto no es así, ya que en la misma Biblia se nos dice que “se recoge lo que se siembra”, que somos responsables de nuestras acciones pues todo pensamiento y toda acción tienen consecuencias inevitables.

 La mejor forma de garantizarnos una reencarnación en algo que nos disgusta es odiándolo, ya que si manifestamos odio por una raza o un grupo religioso, la mejor forma en que nuestra alma aprenda las consecuencias de lo que estamos haciendo es que reencarnemos en ese grupo social que despreciamos, asi sentiremos en carne propia lo que antes hemos estado haciendo.

 Por lo tanto quienes tienen la idea de que el karma es un castigo, están equivocados, ya que no se trata de un castigo sino de una oportunidad de aprender en carne propia lo que hemos hecho.

 Todas las personas con las cuales nos encontramos en una vida cualquiera, tienen libre albedrío es decir gozan de la libertad de decidir cómo quieren tratarnos pero muchas veces antes de nacer nos ponemos de acuerdo con ellas para que nos maltraten tanto como nosotros les hemos maltratado, para así ayudarnos a aprender

 Pero la justicia divina no es como la de los hombres, ya que si logramos aprender rápidamente nuestra lección podemos vernos liberados de nuestro karma aunque no hayamos sufrido tanto como les hemos hecho sufrir a los demás, ya que en el karma no existe el concepto de venganza o revancha, sino que lo que se busca es que aprendamos y evolucionemos espiritualmente

 La doctora Elisabeth Kubler Ross que es una psiquiatra de renombre internacional pionera en las investigaciones de la vida en el más allá cuenta la siguiente historia

 Elisabeth nació con muy poco peso y dos hermanas trillizas. Tan poco era su peso que el médico le anunció a la madre que como mínimo dos de las trillizas no lograrían sobrevivir.

 Pero la madre no estaba dispuesta a aceptar semejante pronóstico, asi que se juró a sí misma que ninguna de sus tres hijas iba a morir, por lo cual se desvivió por ellas durante un año en el cual funcionó como una incubadora humana, ya que se quedaba con ellas en la cama para transmitirles su calor, y finalmente las tres niñas sobrevivieron y crecieron sanas

 Elizabeth terminó dando clases en la Universidad de Chicago en el Departamento de Psiquiatría.

 Cierta vez Elizabeth fue a visitar a su madre a Suiza y la madre le dijo lo siguiente

 Elizabeth, si termino siendo como un vegetal quiero que me den algo para no vivir asi

 No puedo hacerlo respondió inmediatamente Elizabeth y regresó a Chicago sin dar el brazo a torcer

 Luego regresó a Chicago y aproximadamente un mes después de esa conversación la madre de Elizabeth sufrío una grave apoplejía que le paralizó la mayor parte del cuerpo, pero su mente quedó intacta.

 Elizabeth dijo que eso le hizo pensar que la conversación pasada con su madre había sido como una premonición, y su madre murió cuatro años después

 Elizabeth comenzó a hacer meditación y se sentía furiosa con Dios porque le había hecho eso a su madre, pero cierto día mientras estaba meditando se sintió sacudidad por una fuerte voz interior que le dijo

 ¿Por qué estás enfadada conmigo?

 Y ella respondió: “por lo mucho que la has hecho sufrir a mi madre”

 Eso fue un regalo para tu madre respondió la voz, un regalo de gracia divina. El amor tiene que estar equilibrado. Si nadie recibiera amor ¿quíén podría darlo?

 Tu madre lo aprendió en solo cuatro años, y si no lo hubiera hecho hubiera tenido que volver a vivir una o más vidas gravemente retrasada o con discapacidad física en las que hubiera estado obligada a aceptar el amor de los demás. Ya lo aprendió y ahora puede continuar avanzando

 Al escuchar eso Elisabeth se liberó de su rabia, pues la comprensión puede aliviar los dolores más profundos

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Este video se encuentra aquí: https://youtu.be/BFud6XxUOtc

Este relato de una regresión a vidas pasadas, ha sido inspirado por el libro Mensajes de los Sabios del doctor Brian Weiss