Como Se Crean Las Relaciones de Amor

Como Se Crean Las Relaciones de Amor

Después de tomar posesión de un cuerpo, nuestra principal fuente de aprendizaje son las relaciones con las demás personas, ya que por medio de nuestras relaciones podemos progresar en la senda espiritual.

Las relaciones son en realidad como un laboratorio viviente donde podemos aprender sobre el terreno como nos va en nuestra evolución y nos dicen si hemos aprendido nuestras lecciones, si hemos progresado o si simplemente estamos repitiendo los mismos errores que ya hemos cometido en vidas previas.

Por lo tanto quienes evitan relacionarse con los demás, no pueden evaluar su progreso y se pierden una oportunidad de aprender. Por supuesto que algunas relaciones son realmente difíciles, pero siempre sirven para aprender, ya que debemos aprender qué nos gusta y qué no nos gusta, qué es lo que debemos hacer y qué es lo que debemos evitar hacer.

Y ¿Qué es lo que tenemos que aprender?

Pues tenemos que aprender a amar, a no ser violentos, a tener compasión, caridad, fe, esperanza, perdón, comprensión y consciencia.

Y tenemos que aprender a descartar el miedo, la rabia, el odio, la violencia, la avaricia, el orgullo, la codicia, la lujuria, el egoísmo y los prejuicios.

Todo eso se aprende por medio de las relaciones y tal como todos sabemos se aprende mucho más cuando existen muchos obstáculos que cuando no existe ninguno, pues cuando nos vamos de vacaciones nadie que está tirado en una reposera en la playa se está preguntando por qué le habrá pasado eso. Esa clase de preguntas nos las hacemos solo cuando nos sentimos mal

Y por supuesto que debemos comprender que los demás también están aprendiendo, y que algunos ya han aprendido bastante mientras que a otros aún les falta mucho

Y no solo tenemos que aprender a dar amor, sino que también tenemos que aprender a recibir amor.

A lo largo de los años innumerables parejas han concurrido a consulta pues sufrían problemas de relación y a menudo se han descubierto las causas arraigadas en vidas anteriores. Y cuando sinceramente intentan reparar su relación, experimentan un crecimiento espiritual y sus relaciones mejoran notablemente.

Todos tenemos lecciones que aprender y solo al aprenderlas podemos saber qué es lo que necesita la persona que amamos, qué le falta o qué nos falta a nosotros.

Por ejemplo al tomar consciencia de que nuestro verdadero yo es inmortal, eso nos permite comenzar a ver las cosas desde la perspectiva adecuada. Cuando se tiene la costumbre de generalizar y pensar cosas como “todos los hombres son iguales” o “todas las mujeres son iguales” eso nos lleva a tener una percepción distorsionada de la realidad, pues la persona que tenemos al lado no es igual a ninguna otra, ya que todos somos únicos y especiales.

Nuestra felicidad debe provenir de adentro nuestro, y no de las cosas externas o de las otras personas, pues cuando nuestra sensación de seguridad y felicidad depende del comportamiento de los demás eso nos vuelve demasiado vulnerables al darles a los demás un poder sobre nuestras vidas que no deberían tener.

No hay que darle demasiada importancia a las cosas, pues al morir y pasar a dimensiones superiores solo podemos llevarnos nuestros comportamientos, nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestro conocimiento, y por eso lo que hayamos aprendido acerca de cómo tratar a los demás es muchísimo más importante que cuántas cosas materiales hayamos acumulado.

En la otra vida no podremos disfrutar de las cosas materiales que hayamos acumulado ni nos encontraremos con ellas, pero SI nos encontraremos con nuestros seres queridos.

En realidad la vida es como una carrera en la que participamos todos, y como en toda carrera, algunos se quedan rezagados y los que van al frente no deben ponerse contentos porque van ganando, sino que deben mirar atrás y ayudar a los demás con compasión y amor, porque eso es lo que hacen los seres espirituales.

Debes aprender a quererte más y a despreocuparte de las opiniones de los demás, y si en algún momento sientes deseos de no hacer algo no lo hagas pues en caso contrario comenzarás a acumular rabia. Es mejor aprender a decir que no cuando uno quiere hacerlo y a decir que si solo si uno quiere hacerlo.

Cuando nuestro corazón dice no y nuestra boca dice si, se comienza a acumular stress.

En las relaciones, tal como sucede con el alcohol y las drogas pueden resurgir patrones antiguos como la dominación, la manipulación y el abuso y terminar afectando seriamente nuestras relaciones.

Es importante aprender a ver a las demás personas tomando consciencia de que no pueden estar sobre un pedestal, pues simplemente son personas y tienen los mismos miedos, preocupaciones e imperfecciones que tienes tú.

Por eso lo que esas personas piensan de nosotros, puede estar muy acertado o solo servir para los objetivos de esas personas y estar muy equivocadas respecto a nosotros, porque no quieren o no pueden vernos como realmente somos.

Es muy conveniente que aprendamos a mirar a los demás como iguales, no como padres, parejas o hijos sino como iguales, con virtudes y con defectos con fortalezas y con debilidades. No son perfectos, pero nosotros tampoco lo somos y estamos aquí juntos para ayudarnos a ser cada día mejor.

Aprende a mirar con el corazón y no con los ojos

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Inspirado en el libro Mensajes de los Sabios de Brian Weiss